¿Cuál es la edad perfecta para ponerse brackets?

¿Cuál es la edad perfecta para ponerse brackets?

4 junio, 2018 0 Por elviraciudad

Si te estás haciendo esta pregunta, probablemente tengas un hijo que necesita aparato. Tal vez él o ella tiene dientes torcidos, o una mala mordida.

 

La verdad es que, como niños, encontramos que nuestras bocas cambian continuamente. Nuestras mandíbulas se alargan y nuestra área de la boca crece y se expande. Los dientes de leche se pierden y los dientes permanentes comienzan a aparecer.

 

No hay una edad específica para que un niño visite al ortodoncista por primera vez. Algunos niños van cuando tienen 6 años, otros cuando tienen 10 años y algunos tienen la primera visita cuando están en la adolescencia. Muchos ortodoncistas dicen que el momento ideal para ver a un ortodoncista es cuando comienzan a aparecer los dientes permanentes del niño. Para la mayoría de los niños, esto ocurre alrededor de los 7 años.

 

Dicho esto, una visita al ortodoncista debe realizarse cuando sientas que es necesario. A menudo, el dentista de la familia será el que recomendará la visita, especialmente si nota problemas con la mordida o la alineación de los dientes de tu hijo.

 

¿Hay un límite de edad para los apoyos?

 

No. Aunque la infancia es un buen momento para realizar cambios en la boca y la mandíbula, cada vez más adultos buscan tratamiento de ortodoncia para dientes perdidos y torcidos. Y ahora, con el avance de la tecnología en el sector y el desarrollo de brackets invisibles como los famosos invisalign Barcelona, cada vez más adultos optan por ponerse aparato ya que su uso queda totalmente disimulado.

 

¿Los brackets para niños son diferentes de los brackets para adolescentes? ¿O de los brackets para adultos?

 

En su mayor parte, los brackets son los mismos sin importar la edad del paciente. Cada conjunto de aparatos de ortodoncia está específicamente diseñado para la boca del paciente, por lo que todos ellos ya vienen personalizados, teniendo en cuenta la cantidad de espacio en la boca, el tamaño de los dientes, la salud de los estos, etc.

 

Lo que es diferente en estas diferentes edades son las reacciones psicológicas y sociales a los aparatos. Por ejemplo, los niños suelen ser más proclives a ponerse brackets que los adolescentes, porque se ven más mayores con ellos. Estos últimos, debido a los cambios físicos y hormonales, son más reacios a llevarlos por temas de tabúes sociales.